Baños derivativos

El agua es el principal elemento de la vida, tanto de la vida animal como de la vida vegetal, siendo la fuente de energía más importante de la naturaleza.

La hidroterapia es la rama de la hidrología que estudia la aplicación externa del agua sobre el cuerpo humano con fines terapéuticos, y esencialmente como vector mecánico y térmico. Dadas sus propiedades físico-químicas, el agua es un medio extraordinario para aplicar calor o frío al cuerpo y suministrarle determinados preparados medicinales, así como por su efecto de empuje o bien por la presión que puede ejercer o por la resistencia que ofrece.

Actualmente la Hidroterapia está reconocida oficialmente como un procedimiento terapéutico tan importante y efectivo como cualquier otro, enseñándose en las Facultades de Medicina de todo el mundo.

Apuntes para la historia

El empleo del agua con finalidades terapéuticas se remontan a la antiguedad y uno de los más grandes empíricos del uso terapéutico del agua fue Vinzenz Priessnitz, que basó la hidroterapia en tres pilares fundamentales:

El agua fría dirige sangre, vigor y calor del organismo hacia aquellas partes del cuerpo que directamente entran en contacto con ella. La respuesta fisiológica del organismo a las aplicaciones frías, en forma de calentamiento reactivo, desempeña un papel decisivo para entender sus posibilidades terapéuticas.
El agua fría sólo es beneficiosa si la piel o la parte del cuerpo donde se vaya a aplicar está caliente, o todavía mejor si suda. No hay que aplicar nunca agua fría a un cuerpo frío. Priessnitz supo también hacer buen uso de las posibilidades del agua, según interesa llevar sangre hacia una parte del cuerpo o hacia otras zonas. Unos de sus más geniales descubrimientos fue constatar como las aplicaciones de agua fría podían agudizar muchas enfermedades crónicas desencadenando a veces una reacción febril ligera que habría la posibilidad de curar definitivamente una enfermedad crónica. Muchas enfermedades agudas mal curadas se transforman en crónicas, dificultando enormemente su total curación. La única posibilidad de acabar definitivamente con ellas es producir una reactivación controlada en la que las aplicaciones de agua fría en forma de baños o envolturas frías seguidas de sudación desempeñan un papel decisivo.
Otros impulsores de los métodos hidroterápicos fueron entre otros Johann Schroth y el abad Sebastían Kneipp. Actualmente la hidroterapia abre nuevos campos de investigación enfocados para conseguir conocer con más amplitud los efectos de la temperatura sobre los procesos fisiológicos de nuestro organismo y de la acción del agua .

Read more

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies