La piña, un anticelulitico en potencia

La piña, un anticelulitico en potencia

pif1a

El ananás (piña) fue descubierto en 1493 durante el segundo viaje de Cristobal Colón al Nuevo Mundo.

Parece tener su origen en el alto valle del Orinoco en Brasil.

En fitoterapia se utiliza el tallo donde se concentran todas sus propiedades medicinales.

El ANTICELULÍTICO EN POTENCIA:

El tallo de la piña contiene grandes cantidades de una enzima proteolítica, la bromelaína, que presenta cualidades muy interesantes. Ésta es capaz de fraccionar las macroproteínas, acelerando así su digestión y facilitando su eliminación.

Es un arma especialmente eficaz para combatir el peso excesivo asociado a la retención de agua o en el caso de un estado celulítico. Al fragmentar las proteínas y separar el tejido celulítico, favorece la desinfiltración, la movilización y la eliminación de los depósitos de grasa. Por otra parte y gracias a su acción antiinflamatoría, la bromelaína se utiliza actualmente para reabsorver los edemas localizados, asociados a depósitos de grasa, contusiones, fracturas, torceduras, luxaciones, esguinces, etc…

Por último, la bromelaína evita el aumento de la insulina en la sangre provocado por la absorción de productos constituidos por azúcares rápidos (dulces, etc…) y por consiguiente su almacenamiento en forma de grasas.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies